Cuando empiezas a organizar tu boda, ya tienes en mente más o menos el presupuesto que quieres invertir en ella (vestidos, lugar, viaje de novios, fotógrafo, etc). En cuanto empiezas a organizarla, es posible que a veces las cuentas no te salgan, que empieces a agobiarte por que se te acomula la faena, que necesites pedir favores a tu familia o amigos por que tu no llegas a todo… Entonces, es cuando te viene a la cabeza que quizás, podría venirte bien la ayuda de un Wedding Planner. Pero, en cuanto te relajas…. piensas que no es necesario, que sólo sería «un gasto más».

Pues bien, estás muy equivocada. Hoy vamos a explicarte las ventajas de contratar un Wedding Planner para tu boda y por qué es una buena inversión contar con ellos.

1. Ahorras tiempo

La mayoría de parejas trabajan, y su horario laboral no les pone fácil el juntarse un buen rato a la semana para hablar de la boda, la decoración, el lugar… e ir decidiendo las cosas. Y no sólamente eso, también es complicado coincidir para ir a ver los restaurantes o fincas juntos y tener que contactar con todos los proveedores.

Con la ayuda de un wedding planner, todo este proceso te lo ahorras. Evidentemente, tú tendrás la última palabra y decidirás todo sobre tu boda, pero tu organizador de la boda se encargará de todos los trámites durante el proceso.

2. Ahorras dinero

Cuando cuentas con un profesional de las bodas, ellos conocen muchísimos proveedores con los que pueden negociar precios que tú sólo no conseguirías. Siempre siguiendo vuestro estilo y presupuesto, pueden encontrar descuentos o promociones que os saldrán muy rentables.

3. Despreocúpate el día B

Es una de las mayores ventajas de contratar un wedding planner. El día de la boda sólo tendréis que preocuparos de vosotros mismos tanto antes de la boda, como durante y después.

Tu wedding planner te lo dejará todo perfectamente montado y organizado, y estará durante toda la ceremonia por si ocurre cualquier imprevisto. De la misma forma, lo recogerá todo al día siguiente, por lo que no tienes que preocuparte absolutamente de nada.

4. Un Wedding Planner no es caro.

El servicio del wedding planner no tiene por qué ser caro. Como hemos dicho anteriormente, también te ahorra mucho tiempo y dinero por lo tanto, probablemente su contratación te compense.

De todas formas, todos los wedding planner tienen diferentes servicios que pueden adaptarse a las necesidades de cada pareja, y como no, a sus bolsillos. Tú eres quien decides a qué quieres que te ayuden o que faena quieres sacarte de encima.

Para hacerte una idea, puedes ver nuestros servicios que siempre pueden adaptarse a lo que necesitéis.

5. No os sentiréis desorientados.

Vuestro wedding planner será vuestro orientador en todo momento. Desde el inicio, si no sabéis por dónde empezar, tenéis dudas, no sabéis como buscar proveedores… hasta el final, resolviendo cada duda e imprevisto que os surja durante el proceso.

Os aseguramos que os sentiréis mucho más tranquilos y eso, el día de la boda, no tiene precio.

Como siempre, estamos a vuestra disposición si tenéis cualquier duda o consulta así que no dudéis en contactar con nosotras cuando lo necesitéis.

Os mandamos un fuerte abrazo y… ¡nos vemos la semana que viene!

Síguenos en: